Fomentar la interdisciplinariedad

Luis Fernández García

Es esencial que los alumnos encuadren lo que tienen proyectado abordar, y lo que luego abordan a través del estudio y de distintas actividades complementarias, en relación con lo que ya saben, en relación con la vida que tienen, y en relación con la que quieren tener, en relación también con el mundo que van a contribuir a crear.

La organización sistemática del contenido de la enseñanza, en asignaturas diseñadas según la lógica del conocimiento e impartidas por especialistas, aunque sea la más ventajosa para el aprendizaje, tiene riesgos generalmente reconocidos; señaladamente el de presentar una visión fragmentaria de una realidad única, y de mostrar el conocimiento académico como algo desconectado de la vida, inaplicable y por ello tedioso.

Una paella mal hecha no es la demostración de que la paella sea un plato repugnante. Que profesores sin interés por lo que imparten, ignorantes de todo lo que se sale de su titulación (y también a menudo de su propia materia), indiferentes al destino de sus alumnos, e insensibles a sus intereses percibidos, den clases mecánicas, donde nada se relaciona con nada, y evalúen solamente la memoria de datos desconectados o la aplicación mecánica de algunos procedimientos, no implica que la enseñanza basada en la explicación y el estudio tenga que dejar de ser el eje de la formación cultural.

¿Cómo mantener una enseñanza sistemática y a la vez promover que lo que se enseña no se muestre desconectado? Alguna idea:

  • Valorar en el reclutamiento de profesores una formación abierta y plural, especialmente dando peso también a las segundas titulaciones, y en general al currículo adquirido fuera de la especialidad en que se quiere ingresar, y con no menos peso por más alejado.
  • Facilitar y valorar la formación de los profesores en ejercicio en disciplinas que no son las suyas, ofreciendo cursos preparados específicamente. Idealmente cada profesor debería saber qué es lo que sus alumnos han estudiado o deben estudiar en las otras asignaturas, y, ya en el mejor de los mundos, dominar esos conocimientos en un grado suficiente.
  • Favoreciendo la colaboración interdepartamental dentro de los centros, o entre ellos, en temas como el amor a los libros, la argumentación y la expresión oral, o la utilización de fuentes en lenguas extranjeras.
  • Evaluando aparte y tomando en consideración para la promoción y el expediente los objetivos generales de etapa, desarrollados deliberadamente a través de programas interdepartamentales, como los aludidos en el punto anterior. Actualmente la responsabilidad por el cumplimiento de esos objetivos no corresponde a nadie en particular, dejándose en manos de la iniciativa de cada departamento o profesor, puesto que no se evalúan en la práctica como tales.

Interdisciplinariedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s